Los bosques, oxígeno para las urbes y oportunidad de desarrollo para comunidades

Incluye

El agua que consumimos, la medicina moderna, los alimentos y el aire que respiramos, estos elementos, y muchos otros están relacionados con los bosques. Este 21 de marzo se celebra el Día Internacional de los Bosques, declarado así por las Naciones Unidas en 2012.

Guatemala es un lugar de árboles, el 33 por ciento del territorio es bosque, es decir, tres millones 574 mil 244 hectáreas, según el Mapa de Cobertura Forestal de Guatemala. Además, existen 16 tipos de bosques y 21 subtipos en todo el territorio.

Guatemala es un país megadiverso, y es considerado como uno de los ocho centros de origen de la biodiversidad doméstica del planeta. Los bosques más representativos de Guatemala son de conífera, que incluye pino, ciprés y pinabete, ubicados principalmente en Quiché y Huehuetenango.

Otro tipo abundante de bosque es el latifoliado, se encuentran en Petén, Alta Verapaz e Izabal. También está el bosque seco, importante por su rareza, endemismo y diversidad biológica. Está presente en Baja Verapaz, El Progreso, Jutiapa y Zacapa.

En 2022, la ONU impulsa el tema: “Bosques: Consumo y producción sostenible”, un modelo que en Guatemala existe y es impulsado por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), por medio del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), identificado como “concesiones forestales”.

Este modelo promueve el aprovechamiento y manejo integral de los recursos renovables en la Zona de Uso Múltiple de la Reserva de la Biosfera Maya, Petén.  El manejo forestal sostenible es un ejemplo de las medidas locales para resguardar la diversidad biológica en el país, revalorizar los bosques, generar empleo y divisas.

Para el ministro Mario Rojas Espino, quien preside el consejo de Conap, las concesiones son parte de los esfuerzos de conservación del mayor bloque de bosque tropical. “Las concesiones son un ejemplo internacional como modelo de aprovechamiento sostenible. Además, favorecen el desarrollo de las comunidades y generan ingresos económicos a 10 mil beneficiarios directos y unos 50 mil indirectos”.

Actualmente hay 12 concesiones vigentes que suman 500 mil hectáreas de bosque. Por medio del liderazgo de Rojas Espino, cinco contratos han sido prorrogados y se adjudicaron dos nuevas áreas a comunidades.

“El modelo de concesiones, según un informe del 2021 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, los ingresos económicos de poblaciones en una concesión forestal habían aumentado como consecuencia de este modelo de gobernanza de los bosques”, afirmó Angeles Méndez, asesora de asuntos terrestres del Departamentos de Ecosistemas del MARN.

Las unidades de manejo comunitario han sido evaluadas por Conap y cuentan con la Certificación Internacional de Reducción de Emisiones del Estándar de Carbono Verificado (Voluntary Carbon Standard), y certificaciones del Consejo Mundial de Manejo Forestal (Forest Stewardship Council), otorgadas por los altos estándares ambientales con los que se gestionan los bosques.

Servicios del bosque

“Los bosques son vida, desde el punto de vista ecológico. Los servicios más evidentes son la captación de dióxido de carbono que contribuye a mitigar el cambio climático. Además, ayudan a la conservación del suelo a través de la transformación de la materia orgánica, y al mismo tiempo, los bosques hacen posible una mayor infiltración del suelo en zonas de recarga hídrica”, indicó el ministro Rojas Espino.

Datos globales reflejan que el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques cada año, sin embargo, en Guatemala existen proyectos de reforestación que permiten recuperar áreas degradadas.

En 2021, el programa Reforestemos Guatemala, coordinado por el MARN y ejecutado con apoyo de ministerios e instituciones privadas, logró que se plantaran tres millones 100 mil árboles en todo el país.

“Los bosques son un pulmón para el país, su conservación es fundamental para la vida del ser humano y la diversidad biológica. El MARN trabaja en la reforestación junto a sus delegaciones, y se promueven valores de conservación y educación ambiental para mejorar el medio ambiente”, detalló Rojas Espino.

En los primeros dos años de administración de Rojas Espino en el MARN, colaboradores y voluntarios plantaron un millón 150 mil árboles de distintas especies en los 22 departamentos del país. El trabajo fue desarrollado por medio de las delegaciones departamentales y las autoridades de las cuencas de Río Dulce, Lago de Izabal y Lago Petén Itzá.

Durante el 2020 fueron 550 mil árboles, y en 2021 alcanzaron las 600 mil plantas. El cedro, ciprés, palo blanco, madre cacao y matilisguate, son los tipos forestales más utilizados en la reforestación, y el nance, naranja, mandarina y guayaba los frutales plantados según la región.

DESCARGAR ARCHIVOS (XLS y/o CSV)
FOTOGRAFÍAS

Más contenido relacionado a esta institución

Mario Rojas Espino, ministro de Ambiente y Recursos Naturales, se encuentra en Glasgow, Escocia, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), do Leer más...
Los recursos hídricos son fundamentales para el desarrollo sostenible del país, contribuyen a los procesos industriales, agroalimentarios y una amplia variedad de servicios am Leer más...
Incluye:
Restaurar zonas de recarga hídrica, así como la preservación de la flora y fauna, son parte de las acciones que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) promueve. Leer más...
Incluye:
El ministro de Ambiente y Recursos Naturales, Mario Rojas Espino, representa a Guatemala ante la Conferencia sobre los Océanos de la Organización de las Naciones Unidas, insta Leer más...
Los alcaldes de 19 departamentos han asumido el compromiso ambiental que plantea el nuevo Reglamento 164-2021 para la gestión integral de los residuos y desechos sólidos comun Leer más...
Incluye:
Mario Rojas Espino, ministro de Ambiente y Recursos Naturales, sostuvo una reunión con la directora General Adjunta del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Leer más...
Incluye: