La hipertensión arterial es silenciosa

Más del 40% de las personas que padecen Hipertensión Arterial no tienen ninguna molestia, por lo tanto no saben que están enfermos y no reciben ningún tratamiento, a menos de que en un chequeo médico de rutina se les haya realizado medición de la presión y diagnosticado.

Al principio los síntomas son dolor de cabeza, mareos, zumbidos en oídos, palpitaciones o cansancio, o bien complicaciones graves por ejemplo un infarto, un derrame cerebral o insuficiencia renal crónica; estas pueden evitarse siempre que se controle la presión con el tratamiento adecuado.

La presión arterial, también llamada tensión arterial, es la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias y depende del flujo de sangre que el corazón bombea y de la resistencia que encuentra en las arterias.

Cuando el corazón se contrae (sístole) expulsa la sangre a la artería aorta, aumentando el flujo y elevando al máximo la presión; a este valor máximo de presión se le llama presión sistólica. Cuando el corazón se relaja (diástole) el flujo y la presión desciende al mínimo y a este valor se le llama presión diastólica. El valor normal de la presión sistólica es entre 90 y 119 mmHg (milímetros de mercurio) y el valor de la presión diastólica es entre 60 y 79 mmHg.

En el momento en el que la presión arterial sistólica se encuentra entre 120 y 129 mmHg (elevada) y la presión arterial diastólica menor de 80 mmHg (normal), se dice que existe Pre Hipertensión Arterial. Esta situación requiere de modificar los estilos de vida y conducta para evitar que evolucione a hipertensión a mediano plazo.

El doctor Eduardo Palacios, del Programa de Enfermedades Crónica no Trasmisibles y Cáncer del Ministerio de Salud, explicó que la Hipertensión Arterial, existe cuando la presión sistólica es igual o mayor de 130 mmHg y/o la presión diastólica es igual o mayor de 80 mmHg.

En Guatemala, hay actualmente 4 millones y medio de personas con Hipertensión Arterial; de los cuales, solo el 20% reciben tratamiento con medicamentos y únicamente el 7% de todos los que padecen hipertensión arterial están controlados, es por ello que las principales causas de muerte en el país son por enfermedades cardiovasculares.

Debido a la gran cantidad de personas en el mundo que sufren de Hipertensión Arterial, la Organización Mundial de la Salud ha promovido el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, el cual nació en el año 2005 como una iniciativa debido a la preocupación por la epidemia emergente de este trastorno, responsable principal de las Enfermedades Cardiovasculares -ECV- (Infarto del Corazón, Derrame Cerebral, Insuficiencia Cardiaca e Insuficiencia Renal Crónica); responsables de cerca del 30% de todas las defunciones que ocurren en el mundo.

Este día se conmemora cada 17 de mayo; este año con el lema: “Mide tu presión arterial, contrólala y vive más”, por lo cual el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, se suma a la conmemoración de este día.

Hay 2 tipos de hipertensión arterial: la primaria que es cuando no se encuentra otra enfermedad que esté causando la elevación de la presión. Esta es la más frecuente y afecta principalmente a personas adultas; y la secundaria, que es cuando existe otra afección que la esté ocasionando, como enfermedades de los riñones, exceso de hormonas de las glándulas suprarrenales y del tiroides, ingesta de medicamentos/esteroides,tumores/feocromocitoma, o anomalías congénitas- estenosis de la arteria aorta o de arterias de los riñones; son más frecuentes en niños.

Entre los factores de riesgo para padecer Hipertensión Arterial, existen cuatro conductas que pueden modificarse para prevenir la enfermedad o aún para ayudar a controlarla y de esta manera evitar las complicaciones, estos son: el consumo de tabaco y alcohol; llevar una dieta no saludable con exceso de sal, azúcar, grasas saturadas o grasas trans. Lo ideal es consumir menos de 5 gramos de sal al día, que es lo que contiene una cucharada pequeña de café.

Existen otros tres factores biológicos que pueden regularse: el sobrepeso y obesidad y mantener los niveles de glucosa y colesterol en sangre en límites normales.

Una vez establecida la hipertensión arterial no es curable, pero si se mantiene controlada con el tratamiento se evitarán las graves complicaciones.

Para prevenir la hipertensión arterial se recomienda:

• Tener un estilo de vida saludable que incluye una alimentación sana que incluya el consumo de frutas, verduras y vegetales (5 porciones al día), baja en sal, azucares y grasas.

• Realizar actividad física de moderada a fuerte todos los días.

• Evitar fumar y consumir alcohol.

• Mantener el peso ideal.

• Realizarse un chequeo anual de presión arterial, glucosa y colesterol

 

DESCARGAR ARCHIVOS (XLS y/o CSV)
FOTOGRAFÍAS

AUDIOS
Descargar Audio

Más contenido relacionado a esta institución

El ministro de Salud, Francisco Coma y el equipo de Cooperación Internacional de la Cartera sostuvieron una reunión con la viceministra de salud pública de la República de Cub Leer más...
El Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Conasan), llevó a cabo su primera reunión extraordinaria del año en curso, presidida por el vicepresidente de la Re Leer más...
Con el objetivo de facilitar el acceso al diagnóstico de COVID-19 para toda la población, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social  pone a disposición 929 puestos de Leer más...
Incluye:
“Las infecciones urinarias presentan microorganismos en el tracto urinario, en algunas ocasiones pueden o no presentar síntomas en el paciente”, afirmó el Dr. Eddy Joel Chuc R Leer más...
Incluye:
Maynor Martínez de 49 años, es originario de la ciudad de Guatemala, se contagió de COVID-19 el pasado 30 de marzo, por lo que inició su tratamiento en casa; sin embargo, su s Leer más...
Incluye:
Mas del 70% de los pacientes que ingresan a la emergencia del Hospital General San Juan de Dios, entran con lesiones que afectan el sistema musculo esquelético, con múltiples Leer más...